Acerca de mi

Home / Acerca de mi

Dichos estudios y entrenamientos los hice mediante el Programa Celebremos la Recuperación en las instalaciones The Salavation Army, en Mississauga, Canadá. Posteriormente fui Director en el área hispana durante 8 años impartiendo dicho programa de sanación. Estando en ese país, también escribí e impartí un Manual de Restauración Matrimonial para parejas hispanas, el cual ayudó de manera importante a muchos matrimonios y sus familias, en el aspecto emocional y espiritual, dicho trabajo lo realicé en un periodo de 3 años. Más tarde, en el año 2012, me trasladé a California, USA, para continuar desarrollando mi proyecto sobre la Sanidad Interior en la ciudad de Oceanside, donde estuve por más de 2 años trabajando con la comunidad hispana.

Durante los últimos cinco años de mi vida profesional he venido trabajando, investigando y explorando diferentes métodos relacionados con la Conducta Humana, Salud Física, la Sanación Interior y la Salud Emocional, y he aprendido que todas ellas están íntimamente relacionadas y juegan un papel fundamental en la transformación del ser humano. Nadie sana siendo la misma persona. La sanación es un viaje de transformación personal.

Existen muchos métodos y terapias para el manejo de la salud, sin embargo el método de la Descodificación Biológica es un camino muy eficaz para lograr restablecer y curar la enfermedad en las personas. Para ello, he utilizado las herramientas científicas de este método, las cuales me han ayudado a entender la complejidad del origen de la enfermedad en el ser humano.

Mi pasión se basa en acompañar y ayudar a cada persona, en el restablecimiento de su salud emocional y física a través de la Descodificación Biológica y, por supuesto en la toma de consciencia.

Mi objetivo es trabajar en la ciudad de Medellín, y en el futuro, a otras ciudades de Colombia y el mundo, con este eficaz Método de la Descodificación Biológica y el Coaching, con el fin de promover la sanación integral en las personas. Estoy convencido que encontrar la emoción oculta en el inconsciente de cada persona y desprogramarla, es el comienzo de su sanación de mente y cuerpo.

Es imposible estar enfermo si has sanado la mente.

Creemos que somos seres esencialmente espirituales viviendo una experiencia humana. Todos somos UNO en la energía del universo. Los seres humanos estamos compuestos por tres elementos fundamentales: cuerpo, alma y espíritu. El cuerpo en nuestra parte física, el espíritu es la parte inmaterial que nos conecta con la Mente Divina y el alma son las emociones. Según lo han demostrado diversos estudios, las emociones juegan un papel fundamental en los procesos de salud de una persona. Tal es así que en muchos casos, sucede que una enfermedad se desencadena por una determinada experiencia que genera una emoción particular, tal es el caso de las fobias o de los trastornos mentales. Las emociones mal gestionadas pueden enfermar el cuerpo y como resultado ser causantes de problemas en nuestro sistema biológico, como en musculos, huesos, metabolismo, sistema nervioso, sistema endocrino (cáncer, artritis, fibromialgía, gastritis, migraña, diabetes, hipertensión arterial, obesidad, tumores, osteoporosis, etc.).

Las personas que son coherentes consigo mismas tienen tranquilidad interior porque son honestas consigo mismas, es decir, son fieles a su pensamiento. Las personas coherentes tienen que hacer frente a contradicciones internas, ideas irracionales y pereza en su día a día, es decir, son tan humanas como el común de los mortales. Sin embargo, han desarrollado un sentido interior de honestidad muy profundo, un sentimiento que brilla con fuerza.

No es solo un órgano, sino que por medio de El tenemos nuestro centro energético más poderoso, el corazón es el asiento del alma. Este órgano vital no solo tiene la capacidad y la energía para mover el cuerpo y alimentar cada célula y tejido con la sangre, proporcionando vida, sino que tiene la capacidad de conectarnos con nuestro propio ser interior, o sea, con lo que verdaderamente somos y por consiguiente con las demás personas. En el corazón están nuestros guías y maestros.

Cuando una persona sana su mente, su cuerpo reacciona sanando cualquier síntoma o enfermedad. La curación significa redención, aproximación a esa plenitud de la conciencia que también se llama iluminación. La curación se consigue incorporando lo que falta y, por lo tanto,  no es posible sin una expansión de la conciencia. Enfermedad y curación son conceptos que pertenecen exclusivamente a la conciencia, por lo que no pueden aplicarse al cuerpo, pues un cuerpo no está enfermo ni sano. En él solo se reflejan, en cada caso, estados de conciencia.

Quien despierta a la consciencia total no juzga a nadie, vive el perdón, no se queja, no siente culpabilidad ni rechazo y aprende que las demás personas son sus maestros.