ADICCIÓN A LAS DROGAS: Significado Emocional

Home / Blog / Enfermedad / ADICCIÓN A LAS DROGAS: Significado Emocional
Una droga es cualquier sustancia química, natural o sintética, que una vez ingerida altera la conducta, la percepción, modifica el estado de ánimo, aumenta o disminuye el rendimiento físico o psíquico. Su característica más importante es que crean hábitos, hay un deseo irreprimible de repetir su uso, porque confieren a la persona una sensación de bienestar.
La adicción a las drogas es un estado de alteración, a veces de intoxicación, provocado por la ingestión de una o varias drogas.
La Toxicomanía es la intoxicación causada por distintos agentes como el alcohol, el tabaco o los alcaloides que perturban la vida y pueden llegar a destruirla.
Los motivos principales de todas las toxomanías son el miedo al dolor y el ansia de bienestar. Todas las drogas que causan dependencia son nocivas para la salud y conducen a trastornos que se manifiestan por dolores internos, perdidas del conocimiento y perturbaciones nerviosas cada vez más graves que terminan en crisis de alucinaciones y delirios, semejantes a los de la esquizofrenia.
Las bases neurológicas de la dependencia a las drogas están casi comprobadas. Se habla de una alteración en los niveles de dopamina en determinadas áreas cerebrales como principal causante de adicción. Las drogas adictivas pueden cambiar el cerebro de modos fundamentales, al producir ansia y consumo de drogas compulsivos e incontrolables.
Significado Emocional
Las adicciones están relacionadas con MAMÁ y con la función materna. Suele existir un conflicto con el amor maternal (real o simbólico), bien por haber tenido una madre sobreprotectora o ausente.
El resentir (a nivel general) suele estar relacionado con “No recibo todo el amor que quiero o de la manera que quiero de mi madre”. Cuando se presenta cualquier tipo de adicción existe una necesidad consciente o inconsciente de que mi madre esté a mi lado para afrontar un reto.
Las personas que presentan adicciones sueles ser personas muy inmaduras emocionalmente, con poca tolerancia a la frustración e incapaces de afrontar los retos que se les presenta en su vida.
Toda adicción busca evitar el contacto con la emoción. Puede ser un sentimiento de vacío existencial, falta de amor, sentirse solo, desconexión con nuestro ser superior. Nuestra realidad nos hace sufrir y la adicción enmascara nuestro sufrimiento, de forma temporal para luego recrudecerlo. Si analizamos etimológicamente la palabra ADICCIÓN significa “no dicho”. Aquello que no puedo o no quiero expresar.
El consumo de drogas alucinógenas es una verdadera plaga de la humanidad, las drogas constituyen una de las peores huidas del ser humano para su supervivencia. Extraídas de plantas o de sustancias fabricadas sintéticamente, las drogas llamadas “blandas” (marihuana, haschich, etc.) o “duras” (PCP, cocaína, heroína, etc.) frecuentemente están utilizadas por uno o varios de los motivos siguientes: desesperación, vergüenza, huida rápida, miedo a lo desconocido y de las responsabilidades. La droga es mi refugio, me protejo contra mí mismo. Si rehúso vivir y ser responsable, mis debilidades interiores corren el riesgo de llevarme hacía las drogas. Tengo miedo de enfrentarme a la realidad y de deber hacer esfuerzos. Mi voluntad se adormece y tengo cada vez menos tendencia a tomar decisiones. Me dejo arrastrar por el consumo.
Diversas drogas conllevan frecuentemente grandes dependencias que sólo reflejan mis “propias dependencias” interiores: delincuencia, padre(s) ausente(s), introversión, neurosis, compulsividad emocional o sexual que intento inhibir dopando mi mente. La sensación de estar separado, incluso “arrancado” o bien de un ser querido (padre, hermano, hermana, animal, etc.) o de un lugar o de una situación que me daba mucha felicidad puede llevarme a vivir un vacío interior que quiero huir mediante la droga.
Estas drogas que son estimulantes me permiten “flotar”, alcanzar ciertas cumbres y vivir una experiencia que me da la ilusión de estar por fin “feliz” escapándome. Ya no puedo prescindir de ellas y mi dependencia se acentúa y se agrava con el tiempo.
El primer paso es la toma de consciencia, franca y  sin máscara: ¿por qué recurro a estas sustancias? Me vuelvo consciente de que siempre existe una razón. Poco importa la naturaleza de ésta, acepto descubrir la auténtica razón. Me acepto tal como soy y aprendo  a expresar mis necesidades. Dejar de consumir me pide mucho valor,  pero la búsqueda de la paz interior es mi motivación. Llegar a ser yo mismo en cualquier circunstancia me permite alcanzar y vivir la verdadera paz interior y sentirme en mi lugar en este gran universo.
Sentido Biológico (Bioneuroemoción)
Conflicto de reconocimiento y falta de protección por parte de mamá. Recuperar a través de cosas o comportamientos externos, algo que he perdido internamente. Al no proporcionarnos lo que buscamos repetimos una y otra vez, convirtiendo ese consumo o acto en abusivo. Las adicciones siempre son conflictos relacionados con mamá, pues ella fue nuestra primera “adicción” y la más importante en la vida. Eso a lo que somos adictos nos devuelve a ese amor, reconocimiento y protección de mamá que tuvimos y perdimos, o que nunca llegamos a tener (en tal caso la adicción suele ser más compulsiva). Toda adicción intenta evitar el contacto con la emoción que subyace al conflicto. Para protegernos nos crea una emoción sucedánea que parece llenarnos pero que termina dependiendo solamente de la sustancia o comportamiento externo.
Conflicto: En general: Protección, mamá. Siempre en un entorno de “Huir de la realidad” por temor a no poder afrontarla. “¿Van a venir mis padres a ayudarme? ¿Acaso no ven que estoy sufriendo, que estoy muriendo?”. Programa inconsciente de muerte y autodestrucción. No soy capaz de afrontar una situación. Las adicciones están relacionadas con lo no dicho (a-dicción). No tengo derecho a expresarme. No tengo la capacidad de expresarme.
Significado Concreto A Las Diferentes Drogas
Cocaína: Ayuda a manejar el odio para con el padre, a expresar lo que no me atrevo a expresar, puesto que la cocaína me desinhibe. Ilusión de un gran despertar que facilita la relación con los demás. Quiero recobrar mi pureza o aquello que ya no puedo generar más, como la admiración de los otros.
Marihuana: Ayuda a manejar una separación de pareja, y mi identidad o posición frente a esa separación. Droga del adolescente que se busca a sí mismo, que no sabe que vino a hacer sobre el planeta. Conflicto de identidad ¿Quién soy? ¿Quién es mi padre?
El útero segrega una molécula que es captada por el huevo, la anandamina (un cannabinoide) administra la implantación del huevo. Si no lo hace, habrá un embarazo fallido. Esto nos lleva a un conflicto de elección ¿Elijo vivir, para qué?. La Marihuana nos devuelve a la tierra, arraiga, y así puedes dejarte llevar.
Anfetaminas: estimula la productividad: búsqueda del éxito, del amor, del reconocimiento.
Hachís: Buscar historias transgeneracionales ligados a asesinatos, guerras.
Heroína: Impresión de energía y gran optimismo ¿De quién no he sido el héroe? ¿A quién defraudé? Tengo toda la intención de ser un héroe, de defender aquello en lo que creo, de ser el mejor, pero no lo logro. Anula el instinto de agresión/violencia, por no matar a los demás, me mato yo. Buscar en el árbol historias de violencia.
Morfina: No soporto el sufrimiento, el dolor emocional en el que vivo.
Speed: Movimiento. Te permite actuar sin conciencia. Huida hacia delante.
LSD, mezcalina, hongos mágicos: búsqueda de sensaciones y expansión de la consciencia.
Opio: trae gozo, pereza y da una falsa apariencia de paz interior.
Varios científicos de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España CSIC puntualizaron que el abuso en el consumo inhalado de marihuana puede producir cuadros de psicosis transitorias. Pero en el caso que el mal hábito no se eliminara, el deterioro del sistema nervioso central podría ser permanente. Si a esos malos hábitos le añadimos una predisposición genética, las probabilidades de desarrollar esquizofrenia aumentan.
Clasificación Según su Vía de Consumo 
Puesto que la variedad de las drogas es muy amplia, según su vía de consumo, éstas pueden clasificarse de distintas maneras:
• Fumadas: hachís, marihuana, heroína, “crack”
• Vía oral: drogas de síntesis, alcohol
• Inspiradas: cocaína, speed (sulfato de anfetamina)
 Inhaladas: pegamento
• Inyectadas: heroína
Clasificación según su efecto sobre el sistema nervioso 
Las drogas también pueden clasificarse según su efecto sobre el sistema nervioso:
Depresoras del sistema nervioso
• Alcohol
• Hipnóticos: pastillas para conciliar el sueño y barbitúricos
• Ansiolíticos: benzodiacepinas
• Opiáceos: heroína, morfina, codeína y metadona
• Tranquilizantes
• Inhalantes
Estimulantes del sistema nervioso
• Anfetaminas
• Nicotina
• Cocaína y otros derivados
• Xantinas: cafeína teobromina
Sustancias psicodélicas o perturbadoras
• Alucinógenos: LSD, mescalina
• Cannabinoides: hachís, marihuana
• Éxtasis, ketamina
Ya hemos mencionado que las personas que presentan algún tipo de adicción son emocionalmente inmaduras, por lo tanto, éstas deben empezar a solucionar su problema de adicción tomando conciencia de cuál es la emoción que no puede controlar y empezar a madurar emocionalmente por si mismas, salirse del sentimiento de víctimas y de pensar que por culpa de otros les pasa lo que les pasa en la vida. Es decir, la solución del drogadicto está en la madurez emocional.