EL CÁNCER Y SU RELACIÓN CON LAS EMOCIONES

Home / Blog / Las Emociones / EL CÁNCER Y SU RELACIÓN CON LAS EMOCIONES
Concretamente existe un paralelismo entre las características de una célula cancerígena y la mente de una persona con cáncer, y así podemos entender cómo nuestra biología reacciona a un determinado ambiente emocional. Por lo tanto,  el ambiente en el que se encuentran las células y su forma de actuar esta directamente relacionada con el ambiente en el que se encuentra la persona y como lo vive desde su mente psíquica.
El cáncer es una de las principales enfermedades del siglo veinte. Se desarrollan células anormales cancerosas y, al no reaccionar el sistema inmunitario frente a estas células, proliferan rápidamente. Los seres humanos frecuentemente tienen células pre – cancerosas en el organismo pero el sistema inmunitario, es decir el sistema de defensa natural de nuestro cuerpo, se encarga de ellas antes de que se vuelvan cancerosas. Es porque dichas células anormales se desarrollan de modo incontrolado e incesante que pueden dañar el funcionamiento de un órgano o de un tejido, pudiendo así afectar partes vitales del organismo.

¿Cómo se Desarrolla el Cáncer según la Bioneuroemoción?

Según los trabajos de Ryke Geerd Hamer, el cáncer es el desarrollo de células especializadas y organizadas procedentes de un programa especial emitido por el cerebro en respuesta a un exceso de estrés psicológico. Cuando estas células invaden ciertas partes del cuerpo, se habla de cáncer generalizado. En el caso de cáncer generalizado, frecuentemente es cuestión de metástasis, es decir de células cancerosas que procederían de otras células cancerosas de otra parte del cuerpo y que hubiesen sido transportadas por la sangre o la linfa. Parecería que exista poco o ninguna evidencia de esta hipótesis de células cancerosas transportándose de un lugar a otro. Más bien podría tratarse del hecho que el primer cáncer que procedía de un conflicto haya llevado a la manifestación y a la puesta en evidencia de otro conflicto que, él, provoca otro cáncer  y así sucesivamente.
Esta enfermedad se manifiesta en una persona que sufrió una herida grave en su infancia (de uno de los padres o de los dos) y tuvo que vivirla en aislamiento. Las heridas emocionales importantes que pueden causar enfermedades graves son: el rechazo, el abandono, la humillación, la traición o la injusticia. Algunas personas pueden haber sufrido varias de estas heridas durante su infancia.
En general, la persona que padece de cáncer es aquella que desea vivir en el amor, amor que rechazó por completo al albergar durante mucho tiempo ira, resentimiento u odio hacia uno de sus padres. Muchos rechazan incluso a Dios por lo que vivieron o viven. Esos sentimientos no reconocidos se acumulan y aumentan cada vez que algún incidente revive esa vieja herida. Un día, cuando la persona llega a su límite emocional, todo estalla en su interior y entonces aparece el cáncer. Se puede manifestar después de que la persona haya resuelto el conflicto o bien durante el bloqueo.

Implicación De Las Emociones

El cáncer está principalmente ligado a emociones inhibidas, profundo resentimiento y a veces muy viejo, con relación a algo o una situación que me perturba aún hoy y frente a la cual nunca me atreví a expresar mis sentimientos profundos. Aun cuando el cáncer puede declararse rápidamente después de un divorcio difícil, una pérdida de empleo la pérdida de un ser querido, etc., habitualmente es el resultado de varios años de conflicto interior, culpabilidad, heridas, penas, rencores, odio, confusión y tensión. Vivo en desesperación, me rechazo a mí mismo.

Lo que sucede al exterior de mí sólo es el reflejo de lo que sucede en el interior, el ser humano siendo representado por la célula y el medio de vida o la sociedad, por los tejidos. Con mucha frecuencia, si estoy afectada de cáncer, soy una persona que ama, soy servicial, muy atenta y bondadosa para mi entorno, sumamente sensible, sembrando amor y felicidad alrededor mío. Durante todo este tiempo, mis emociones personales están rechazadas en lo más hondo de mí mismo. Me conforto y me engaño encontrando satisfacción en el exterior en vez del interior de mí mismo ya que tengo una débil estima de mí. Las personas con cáncer no se aman ni se valoran a si mismas como debieran.

Entonces, se cuidan de todo el mundo, dejan de lado las necesidades personales. Ya que parece que la vida ya no les da nada, renuncian y carecen de las ganas de vivir. ¡De qué sirve luchar!  Viven muchas emociones fuertes, de odio, culpabilidad, rechazo, están en muy fuerte reacción (igual como la célula); incluso se sienten responsables de los problemas y sufrimientos de los demás y quieren auto destruirse. “Están resentidos con la vida”, “es demasiado injusta”. Juegan a la “Víctima” de la Vida y se vuelven pronto “Víctima” del cáncer. Suele ser el “odio” hacía alguien o una situación que les “roerá el interior” y que hará que se auto – destruyan las células. Este odio está profundamente hundido en el interior de su ser y frecuentemente no tienen consciencia de que existe.
Dicho odio, está hundido detrás de la máscara de “buena persona”. Su cuerpo se desintegra lentamente porque su alma se desintegra también: necesitan colmar sus deseos no satisfechos en vez de únicamente complacer a los demás. Necesitan permitirse alegrías, “pequeños dulces”.

El Comportamiento de la persona con cáncer

Una persona con cáncer acumula resentimiento, conflictos interiores, culpabilidad, auto rechazo hacia si misma porque siempre actúa en función de los demás y no en función de lo que quiere. La paciencia ejemplar y presente en ésta persona se acompaña frecuentemente de una débil estima de sí misma.
Evita darse amor y aprecio porque cree que no lo merece. Su voluntad de vivir se vuelve casi nula. Se siente inútil. “¿De qué sirve vivir?” Es su modo de acabar con la vida. Se auto destruye y es lo que constituye un suicidio disfrazado. Tienen la sensación de haber “fallado” en la vida y ven ésta como un fracaso. La parte del cuerpo afectada nos da explicaciones sobre la naturaleza de su(s) problema(s): esto indica cuales son los esquemas mentales o actitudes que debe esta persona adoptar para hacer que desaparezca la enfermedad.
Las personas con cáncer deben volver a tomar contacto con su “yo “interior y aceptarse tal como son, con sus cualidades, sus defectos, sus fuerzas y sus debilidades. Aceptar dejar ir las viejas actitudes y costumbres morales. La aceptación de su enfermedad es esencial para que pueda luego “luchar”.

Curarse del Cáncer

¿Si la persona rehúsa aceptar la enfermedad, cómo puede curarse? Lo primero y más importante es abrir su corazón y tomar consciencia de todo lo que la vida puede traerle y de en qué medida forma parte de ella. Es recomendable recibir un tratamiento en curación natural, masaje o cualquier otra técnica con la cual se sienta confortable, tendrá el efecto de una armonización que le permitirá abrir su consciencia a todas las maravillas de la vida y la belleza que la rodean, y fortalecerá así su sistema inmunitario. Por medio del método de la Bioneuroemoción se acompaña al paciente a encontrar y descodificar la o las emociones, desde el inconsciente, que han programado el cáncer, y una vez la persona conscientiza dichas emociones puede llegar la cura.

Otras Características de las Personas con Cáncer

Personas Emocionalmente inmaduras: Las personas con cáncer son personas desvalorizadas, preocupadas en lo que puedan pensar los demás y donde las situaciones más cotidianas les supone un gran estrés. Las células cancerígenas son células con una maduración incompleta. No alcanzan la forma adulta y especializada.
Atrapadas en la vida de los demás: Personas con cáncer viven atrapadas en la vida de los demás. Se preocupan de la vida de los otros, de cuidarlos, de atenderlos hasta el punto de olvidarse de si mismos. No prestan atención a su estado interno. Las células cancerígenas se multiplican de forma descontrolada. Pierden el mecanismo de apoptosis (muerte celular).
Desconectadas de si mismas: Son personas muy desconectadas de si mismas. No prestan atención a lo que sienten y necesitan. Se obligan a hacer cosas que no quieren hacer. No saben poner límites. Las células cancerígenas no limitan su crecimiento al entrar en contacto con otra célula, crecen de manera descontrolada.
Personas que se dejan invadir constantemente: Son personas que se dejan invadir constantemente por los demás a la espera de ser reconocidas. No son conscientes de hasta que punto su vida gira entorno a los demás. La célula cancerígena presenta problemas en la permeabilidad. Las sustancias que entran y salen de la célula no pueden hacerlo.
Desconectadas de lo que les rodea: Son personas donde su vida gira entorno a una sola circunstancia, en vez de nutrirse de los diferentes aspectos que rodean su vida. No se escucha a si misma, siempre se justifica y justifica a los demás. La célula cancerígena no responde a los estímulos del entorno. Crecen desconectadas del ambiente

¿Quieres Encontrar El Origen De Tu Síntoma?

Si deseas profundizar sobre el origen del síntoma que estás experimentando y encontrar la causa emocional puedes solicitar una consulta conmigo, Mario Tobon al teléfono 3185973644 Medellín, Colombia. Juntos buscaremos el conflicto biológico de tu síntoma y también analizaremos tu árbol genealógico para encontrar el origen de ese programa inconsciente.