EL PODER CREATIVO DE LA PALABRA HABLADA

Home / Salud / EL PODER CREATIVO DE LA PALABRA HABLADA
¡Dime cómo hablas y te diré quién eres! Existen ocho pasos que todos los seres humanos han recorrido para construir su propio destino. Quienes practican estos pasos despiertos, es decir, concientes de ellos, es porque se han hecho cargo de sus propias vidas y de sus propios destinos, son ellos mismos, los artífices de sus éxitos y también de sus propios fracasos.
Quienes han recorrido estos ocho pasos a ciegas, dormidos o inconscientemente, son aquellas personas que se sienten victimas de todo lo que les pasa en la vida y solo viven la vida sin ningún propósito. Estas personas le atribuyen sus éxitos o fracasos a la buena o a la mala suerte. Son aquellos que siempre están diciendo “¿Yo no sé por qué me sucede esto o aquello?”, “Es que soy muy de malas”, “¿Por qué me pasa esto a mí?”.
Por lo tanto la clave está en DESPERTAR, es decir, hacernos cargo de nuestro propio destino, asumir la responsabilidad de nuestra propia vida y hacernos cargo de todo lo que nos sucede. Repite a diario estas palabras en tu mente: “Yo creo, permito y promuevo todo lo que me sucede. Yo soy el único responsable de mi propio destino, yo he creado mi propio destino”.
Practicando cada día estos ocho pasos, los cuales describo a continuación, de manera consciente, serás una persona despierta y diferente, que ha tomado control sobre su propia vida y destino. Sabrás tomar la responsabilidad de tus propios éxitos y fracasos, la responsabilidad de tus equivocaciones, pero practicando dichos pasos, la probabilidad de equivocarse o errar en mínima:
Primer Paso: Tu Boca. Palabras y Lenguaje. Las Palabras son el principio de la creación. Todos hemos creado nuestro destino a partir de nuestras propias palabras: “Dime cómo hablas y te diré quién eres”.
Segundo Paso: Ideas, Tú Sistema de Creencias, Paradigmas, Programas Mentales. Todo ello está en el lóbulo derecho de tu cerebro y pertece a la mente subconsciente. El propósito de la mente subconciente es tomar las palabras y construir ideas, el sistema de creencias, propgramas mentales y paradigmas. Es lo que conocemos como Programación Neurolenguística (PNL). A través de la repetición de tus palabras, de tu lenguaje, estás creando todos esos Programas Mentales subconscientes antes mencionados.
Tercer Paso: Pensamientos. Ante cualquier estímulo estos programas mentales envián desde el subcosnciente al consciente, ubicado en el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, las imágenes y sonidos de esos programas mentales es lo que nonocemos como pensamientos. Es decir, pensamos en imágenes y en sonidos.
Es decir, que la repetición de las palabras forma en la mente subconsciente ideas, creencias, programas mentales, paradigmas, que ante un estímulo proyectan en mi mente consciente pensamientos. Los pensamientos son las imágenes y sonidos de mis programas mentales. Por lo tanto construimos nuestros pensamientos a través de la repetición de las palabras.
Cuarto Paso: Sentimientos. Los pensamientos crean nuestros sentimientos. Si, por ejemplo, alguien dice: “me siento mal”, “estoy enfermo”, es porque está teniendo pensamientos negativos. Pensamientos generan sentimientos.
Quinto Paso: La Conducta. La Actitud. El Comportamiento. Todos ellos son producto de los pensamientos animados por los sentimientos.
Sexto Paso: Hábitos. Las conductas repetidas forman los hábitos. Todos los seres humanos somos esclavos de nuestros buenos o malos hábitos. Vivimos en función de ellos.
Séptimo Paso: Carácter. Es el conjunto de nuestros hábitos. Si tus hábitos son buenos, tú carácter es positivo, si tus hábitos son negativos, tu carácter es débil y no te permite avanzar en la vida.
Octavo Paso: El Destino. Si tu carácter es positivo, tu destino será promisorio, pero si tu carácter es negativo, tu destino será incierto.
Resumen: Palabras, Programas Mentales, Pensamientos, Sentimientos, Actitudes, Hábitos, Carácter y Destino.
Por ejemplo, si tus palabras son negativas, tus programas mentales serán negativos. Si tus programas son negativos, tus pensamientos serán negativos. Si tus pensamientos y sentimientos son negativos, tus actitudes y conductas serán también negativas. Si tus conductas  negativas se repiten, tus hábitos serán negativos. Si tus hábitos son negativos, tu carácter será negativo. Si tu carácter es negativo, tu destino será negativo e incierto. “Dime cómo hablas y te diré quién eres”. Este mismo ejemplo lo podemos ubicar también desde el contexto positivo, por lo tanto tu destino será promisorio, positivo y exitoso.

El Cambio está Dentro de Ti

Cuando hablamos con otras personas a nuestro alrededor, en el trabajo o en la familia observemos lo que dicen y cómo lo dicen. Muchos al pregúntarseles “!hola cómo estás?”, responden: no me va bien, está vida es muy dura!…. y creen ingenuamente que las palabras se las lleva el viento…. Pero no es así, esas palabras están marcando su destino porque se graban en la mente subconsciente y siempre estará atrayendo escacés y dificultades. Y si esto se repite frecuentemente en el día, la semana o el mes…. Te imaginas las consecuencias tan negativas de cargar en la mente con un programa de pensamientos negativos… el resultado con el tiempo es un destino nada promisorio.
De nada le sirve a una persona tener un programa mental de derrota y negatividad. Frecuentemente escuchamos frases como: «estamos en crisis», «éste país va muy mal», #no se consigue trabajo»….. Y esto, además, es alimentado por los programas de televisión que solo hablan de cosas negativas o escándalosas. Todo ello es miedo a afrontar con responsabilidad nuestra realidad poque es más cómodo echarle la culpa a alguien o a algo.
“No sabemos en dónde empieza el mal, si en las palabras o en las cosas”. Ocatvio Paz
Cuando las palabras se corrompen y los significados se vuelven inciertos, el sentido de nuestros actos es también inseguro. En ocasiones, conscientemente decimos algo, pero es el subconciente el que graba el sentido que le hemos puesto a las palabras. Por ejemplo, si decimos conscientemente “ésta comida es violenta”, el subconsciente graba que la comida es tremendamente sabrosa pero con una característica de violencia. Por eso es importante hablar y repetir palabras y frases que el subconsciente grabe como positivas.  Es por eso que te animo a repeteir con fuerza y convencimiento esta frase: “Mi cerebro no funciona con lo que yo quiero sino con lo que yo le ordeno”.
Procura no añadirle un significado incorrecto a lo que dices, porque así se quedará grabado subconscientemente en tu cerebro, lo cual podría convertirse en enfermedad para tu cuerpo. Las palabras que usamos en nuestra comunicación diaria deben ser concretas y con sentido. Si dices que vas a hacer un trabajo el Miércoles  a las 4:00 PM, simplemente cúmple con esa afirmación. No debemos crear pensamientos vagos y faltar al compromiso.
Mientras más inciertas sean tus palabras, entre mas vagas sea tus palabras, más inciertos y vagos serán tus programas mentales.
¿Por qué los hispano parlantes tenemos fama en el mundo de incumplidos, de irresponsables y de desorganizados? Porque en nuestro idioma las palabras tienen muchos sinónimos y eso puede llevar a pensamientos muy dispersos o menos concretos. En cambio, el idioma inglés es muy concreto y hay pocos sinónimos.
Por lo tanto, palabras vagas nos crean programas vagos. Programas vagos nos conducen a pensamientos vagos. Pensamientos vagos nos crean sentimientos vagos. Sentimientos vagos nos conducen a conductas vagas. Conductas vagas nos forman hábitos vagos. Hábitos vagos nos llevan a un carácter vago. Y un carácter vago nos garantiza un destino también vago. “Dime cómo hablas y te diré quién eres”.

Origen de Nuestros Conflictos

La mente subconsciente empieza a recibir información desde el momento mismo de la gestación del feto en el vientre de la madre. Es decir, que si una madre sufre de estrés en su embarazo, es seguro que el bebé que se está formando, recibirá esa misma información. Una vez nace el bebé, los padres y la gente a su alrededor van programando en el subconsciente de ese niño las palabras que irán construyendo los programas mentales que se van traduciendo en pensamientos, sentimientos, conductas, hábitos, carácter y destino cuando sea adulto.

Todo lo que sucede en tu vida es el producto de tus pensamientos animados por tus sentimientos. Si no te va bien en algo, pregúntate qué no está funcionando en tu vida. Recuerda que la vida es como un eco, si tu no estás conforme con lo que estás recibiendo, préstale atención a lo que estás emitiendo.
Te invito a que hagas un ejercicio sencillo para revisar tu área de conflicto. Toma un papel y un lápiz. Escribe el área de tu vida que no va bien o tiene conflicto. Pueden ser varias áreas en conflicto. Escríbelas. Por ejemplo:
Area Económica: qué concepto tienes del dinero, qué hablas con la gente a cerca de El (“estamos en crisis, no hay dinero que alcance, la situación es dura, etc”). Recuerda que lo que estás viviendo lo has creado tú con tus palabras y pensamientos.
Area de Matrimonio (qué lenguaje usas para hablar y referirte a tu pareja, cómo es la comunicación entre ambos, ¿escuchas lo que El o Ella dice?)….. Y así has lo mismo con otras áreas de tu vida.
Cuando alguien te salude usa siempre palabras positivas: “ me va muy bien, excelente!”. Cambia tus palabras y cambiarán tus pensamientos, sentimientos, conductas, hábitos, carácter y tu destino.
“Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!»  Y la luz llegó a existir”. Genesis 1:3
La palabra es el principio de la creación. Es por eso que te invito a que digas en voz alta estas palabras: “Yo soy próspero y la abundancia está comnigo, soy millonario, soy rico. El dinero fluye en mi vida en forma abundante, copiosa y sin hacer ningún esfuerzo. El dinero crece en mis manos como crecen los árboles en el campo. Todo lo que yo gasto vuelve a mi multiplicado porque yo soy la fuente de la riqueza. Yo soy próspero y rico, archimillonario….!!!
Y qué tal aquellas personas que han renunciado al derecho de ser saludables. Siempre hablando que están enfermas, con achaques, de examén médico en examén médico…..hipocondríacas. Cambia tus palabras de escacés por las de bienestar y salud: declara salud para tu cuerpo en todo momento.
Empieza a utilizar el poder de la palabra hablada a tu favor. Cambia tu forma de hablar. Memoriza los ocho pasos descritos en este artículo. Usa palabras para transformar tu destino. Cambia tus programas mentales mediante afirmaciones, decretos y órdenes mentales.

Condiciones para hacer tus Afirmaciones

1. Personal: las afirmaciones las debemos empezar diciendo “Yo ó A mí”. “Yo estoy cambiando”. “A mí me va muy bien”. “Yo soy inteligente”. “Yo tengo derecho a amar y a que me amen”. Etc.
2. Presente: las afirmaciones deben hacerse en tiempo presente. Al cerebro le debemos dar órdenes precisas. Decir “Soy” ó “Estoy”. Yo soy es Dios en acción. “Yo soy un buen empleado”. Etc.
3. Positivas: las afirmaciones siempre hacerlas positivamente. Elimine el “no”.
4. Persistencia: las afirmaciones hágalas persistentemente. Trabaje cada área de su vida persistiendo y repitiendo a diario con las palabras y pensamientos positivos.
5. Poderosas: diga palabras de poder habladas con fuerza o viceralmente. “Lo puedo lograr”. “Soy fuerte y capaz”. “Todo es posible en mi vida”.
“Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:63