EL PODER DE LA COHERENCIA

Home / Blog / Las Emociones / EL PODER DE LA COHERENCIA

Coherencia, del latín cohaerentia, es la cohesión o relación entre una cosa y otra. El concepto se utiliza para nombrar a algo que resulta lógico y consecuente respecto a un antecedente. Como coherencia se denomina la relación, conexión o unión de unas cosas con otras, o aquello que interconecta o mantiene unidas las partes de un todo.

También se conoce como coherencia la relación lógica y adecuada que se identifica entre las distintas partes que conforman una totalidad. Por otra parte, también se llama coherencia a la actitud consecuente de una persona en relación con una postura asumida anteriormente. En este sentido, cuando se dice que alguien es coherente, es porque se verifica que existe correspondencia entre su forma de pensar y de conducirse.

Las personas coherentes son firmes en sus principios y valores. Principios que actúan como normas del obrar recto porque la ética personal ayuda a diferenciar entre el bien y el mal. Una persona coherente transmite sinceridad, lo que le ayuda a establecer relaciones personales sólidas porque la amistad verdadera requiere de un compromiso y de una seriedad en la palabra.

Las personas que son coherentes consigo mismas tienen tranquilidad interior porque son honestas consigo mismas, es decir, son fieles a su pensamiento. Las personas coherentes tienen que hacer frente a contradicciones internas, ideas irracionales y pereza en su día a día, es decir, son tan humanas como el común de los mortales. Sin embargo, han desarrollado un sentido interior de honestidad muy profundo, un sentimiento que brilla con fuerza.

Lo contrario: Incoherencia

Existe otra actitud que produce poca coherencia o incoherencia en la comunicación interpersonal: la mentira. La mentira es una actitud que refleja falta de respeto hacia el otro y también, hacia uno mismo.

Nadie puede transmitir una coherencia ante el otro si no tiene coherencia ante sí mismo.

Es decir, en la medida en que te conoces a ti mismo, sabes quién eres y qué quieres, también transmites mayor autenticidad ante los demás porque te sientes libre de mostrarte tal y como eres: esta es la mayor coherencia la que surge de la verdad interior y de la autoestima.

La coherencia entre pensamiento, sentimiento y acción muestra un grado de madurez profundo en una persona. Una madurez que es fruto del autoconocimiento, del valor de la experiencia y del crecimiento interior que surge de los años.

¿Qué sucede cuando somos coherentes?

• La salud depende del estado de coherencia en que estemos.

• Es el alineamiento entre lo que pienso, lo que siento y lo que hago.

• Cuando estoy en coherencia, tendré más equilibrio, seré más eficaz, mi mente estará más despierta y mi vida tendrá más sentido y dirección.

• Estando en coherencia (pensamientos y acciones) mi consciencia del mundo es mayor, por lo tanto, mi percepción de éste cambia y soy más inteligente emocionalmente.

La Ciencia del Corazón: Explorando el papel del corazón en el ser humano

Durante siglos, el corazón se ha considerado la fuente de la emoción, el coraje y la sabiduría. En el Centro de Investigación del Instituto HeartMath, se están explorando los mecanismos fisiológicos por los que el corazón se comunica con el cerebro, lo que influye en tratamiento de la información, las percepciones, las emociones y la salud.

Nos preguntamos: ¿Por qué las personas experimentan el sentimiento o sensación de amor y otros estados emocionales positivos en el área del corazón y cuáles son las consecuencias fisiológicas de estas emociones? ¿Cómo el estrés y diferentes estados emocionales afectan el sistema nervioso autónomo, los sistemas hormonales e inmunes, el corazón y el cerebro?

Con los años hemos experimentado con diferentes medidas psicológicas y fisiológicas, pero es consistentemente la variabilidad del ritmo cardíaco, que se destaca como el más dinámico y reflexivo de los estados emocionales internos y el estrés. Queda claro que las emociones negativas conducen a un mayor desorden en los ritmos del corazón y en el sistema nervioso autónomo, lo que afecta negativamente al resto del cuerpo.

En contraste, las emociones positivas crean y aumentan la armonía y la coherencia en el ritmo cardíaco y mejoran el equilibrio en el sistema nervioso. Las consecuencias para la salud son fáciles de entender: La falta de armonía en el sistema nervioso conduce a la ineficiencia y el aumento de la tensión en el corazón y otros órganos, mientras que los ritmos armoniosos son más eficientes y menos estresantes para los sistemas del cuerpo.

Más intrigante son los cambios positivos dramáticos que ocurren cuando se aplican técnicas que aumentan la coherencia en los patrones rítmicos de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Estos incluyen cambios en la percepción y la capacidad de reducir el estrés y hacer frente con mayor eficacia a situaciones difíciles. Hemos observado que el corazón actúa como si tuviera una mente propia e influencia profundamente la forma en que percibimos y respondemos al mundo. En esencia, el corazón afecta la inteligencia y la conciencia.

Las respuestas a muchas de nuestras preguntas originales ahora ofrecen una base científica para explicar cómo y por qué el corazón afecta la claridad mental, la creatividad, el equilibrio emocional y la eficacia personal. Las investigaciones del HeartMath Institute y la de otros, indican que el corazón es mucho más que una simple bomba. El corazón es, de hecho, muy complejo, es un centro de procesamiento de la información auto-organizado con su propio «cerebro» funcional que comunica e influye en el cerebro craneal a través del sistema nervioso, sistema hormonal y otras vías. Estas influencias afectan profundamente la función del cerebro y la mayoría de los órganos principales del cuerpo, y en última instancia determinan la calidad de vida.

“La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos.” Gandhi

“Hay gente que funciona como una escopeta de perdigones: piensa una cosa, siente otra y sus actos se dispersan sin dirección. ” Walter Riso