LIBERA TUS EMOCIONES

Home / Blog / Las Emociones / LIBERA TUS EMOCIONES

“A veces, por motivos que aún no comprendemos, las emociones no se procesan completamente. En estos casos, en vez de simplemente experimentar la emoción y luego avanzar, la energía de la emoción queda de alguna manera atrapada dentro del cuerpo físico. Entonces, en vez de atravesar tu momento de enojo o un período temporal de pena o depresión, esta energía emocional negativa puede permanecer dentro de tu cuerpo causando un significativo estrés físico y emocional”, explica Bradley Nelson, quiropráctico y sanador holístico, con énfasis en que las emociones atrapadas “consisten en energías que tienen una figura y una forma. A pesar de no ser visibles, son muy reales”.

Liberarse de las emociones atrapadas ayuda a vencer obstáculos del pasado y a renovar la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás, a sentirse más seguro y motivado y crear las relaciones, la carrera y la vida que siempre se ha deseado. Todos, en algunos momentos de nuestra vida, hemos sentido la carga de emociones sin saber cómo recuperarnos. Ello se traduce en nuevos problemas, auto sabotajes y conflictos cotidianos.
Muchas veces sentimos que no podemos más. Levantarnos de la cama resulta toda una proeza, y cuando estamos tristes, desmotivadas y con las vibraciones energéticas por el suelo, necesitamos un empujón que nos haga reaccionar. Pero tocar fondo no es tan malo como parece; cuando nuestros pies tocan el piso, impulsarnos es algo irremediable: subir y salir a flote es nuestro siguiente paso. No es un proceso fácil, liberarnos emocionalmente no se logra de un día para otro. Sin embargo, podemos obtener resultados estupendos si seguimos estas cinco sugerencias que te propongo aplicar en tu vida para ser libres emocionalmente. Aquí van:
♦ Reconoce Tus Problemas 
Aprender a reconocer tus problemas es una habilidad que debes trabajar para lograr identificar lo que realmente es nocivo en tu propia vida. Es muy importante no tratar de ocultar lo que te pasa o, peor aún disimular que no está pasando nada. Reconocer es ser absolutamente sincero contigo mismo(a). La mejor forma de resolver cualquier dificultad es conociendo cuál es. Si escuchamos más nuestro interior, nuestro corazón, podremos identificar lo que sentimos hacia ciertas situaciones. Cuando reconocemos aquello que nos incomoda, lo que no aceptamos ni nos gusta, sabremos qué hacer para solucionar nuestros problemas y todo comenzará a fluir. Es decir, el primer paso es mirar cara a cara el o los problemas que tengo, y lo segundo es buscar la solución con sabiduría donde todos ganan.

♦ Deja Ir lo que te Perturba
Una vez que hayas reconocido el problema real, debemos soltarlo. O sea, desatar, romper y liberar las cadenas que te aprisionan, no permitiendo que esa dificultad se quede anclada en tu corazón. Esto lo logras si miras todo lo que te pasa con ojos de amor, compasión y bondad. La mala costumbre de apegarnos a todo quizá nos dificulta este paso, pero para eliminar aquellas emociones y situaciones complicadas, hay que aprender a dejarlas ir. Todo lo que ya no cumple una función en nuestra vida y que resulta dañino para nosotras, debe ser apartado. Si observamos con detenimiento y paz, podremos reconocer eso que tanto nos molesta, y podremos abrirnos a un mundo de posibilidades.Todo aquello que no sea positivo en tu vida o que no aporte nada en tu beneficio, deséchalo…libérate!!!

♦ Perdona 
Aunque perdonar no es fácil, debemos aprender a hacerlo. Es un acto consciente sumamente liberador que requiere de mucho valor. Cuando lo hacemos desde nuestro interior, nos quitamos una gran carga emocional y podemos disfrutar la vida de manera plena. El perdonar debería convertirse en un hábito de cada día y practicarlo con naturalidad porque sería la demostración de nuestra relación con Dios Padre. Esto te aseguro traerá paz y armonía a tu vida. Lo contrario, es negar la existencia de Dios y es estar en confusión. Quien perdona conoce el amor y la paz. El perdonar no se hace en un día, es un proceso que lleva tiempo pero una vez que se logra, nos sentiremos libres, supremamente libres. Ahora, una vez te habitúes al perdón como estilo de vida, perdonar te será tan fácil que ya no abrá un proceso, sino que perdonarás inmediatamente.

♦ Mentalidad Positiva 
Para atraer aquello que es positivo debemos reconocer qué es importante y qué es fundamental para mi crecimiento personal, ¿cómo queremos sentirnos? y ¿cuáles son los valores y principios más significativos con los que deseamos vivir? Los valores y principios son aquellas virtudes, hábitos, cualidades que consideramos claves en vuestra filosofía de vida (honestidad, fe, sinceridad, respeto, trabajo, bondad, perdón, amor, tolerancia, etc.), por lo tanto, son nuestro “GPS” interno, ellos nos guiarán para tomar las decisiones correctas. No basta, entonces tener una mente positiva, hay que pasar a la acción. Es decir, que esos principios y valores que tanto estimamos, los practiquemos de manera natural a diario. De lo contrario vivirémos en un  mundo de ilusión, fantasía y falsedad.

♦ No Juzgar
Muchas veces nos dejamos llevar por lo que nos dicen las apariencias externas de las demás personas y no nos detenemos a conocer a esa persona por lo que es y por lo que piensa. Es importante ver a las otras personas como si fueramos nosotros mismos. “No juzgar a los demás ni siquiera a uno mismo”. Está demostrado que adoptar una actitud de compasión y de “no juzgar, afecta de manera positiva al bienestar de la persona que practica esta manera de pensar.
Recuerda que todos cometemos errores, sin embargo, contamos con el privilegio de rectificar y cambiar.
“No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.» ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo?  ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano”. Mateo 7:1-5
Cuando nos liberamos emocionalmente, rompemos esas cadenas emocionales que nos atan con sentimientos de amargura, desvalorización, falta de perdón y rechazo. Aprender a sacar aquello que ya no necesitamos, es importante para nuestra salud física y mental. Inevitablemente sentiremos emociones desagradables, pero valdrá la pena la recompensa: un mundo feliz, maravilloso y una paz infinita y duradera. LIBERA TUS EMOCIONES…….!!!!