¿POR QUÉ FRACASAN LAS RELACIONES?

Muchas son las personas que tienen como proyecto de vida enamorarse, casarse y formar una familia feliz. Sin embargo, muy pocos lo logran. Al principio pueden creer que encontraron el amor, pero con el paso del tiempo, aparecen las dificultades, desaparece la pasión y comienzan a ver en el otro una faceta negativa que antes no estaba o parejas que viven en un estado de normalidad, aburrimiento, rutina, sin la magia, la alegría y la maravilla de compartir la vida con el otro. Es como si se callera todo el sueño de un solo golpe. Y dicen de su pareja: “Antes no era así”. Sin embargo si lo era, solo que no quería verlo, tal como dice la frase “el amor es ciego”.

Falsas Expectativas

Lo que sucede es que al comienzo de la relación el uno idealiza al otro, y está tan maravillado por sus cualidades positivas y su belleza que no ve lo negativo. Es decir la realidad, la persona en su totalidad. Esta idealización se produce justamente por todas las expectativas falsas depositadas en ese hombre o mujer. Por nuestro profundo deseo de que él o ella sea la persona correcta y no volver a equivocarnos y “sufrir por amor”. ¿Esto será amor? O ¿será solo apego emocional?Las expectativas y el deseo de amar y ser feliz son consecuencia de una carencia interna. De una sensación de vacío interior y algo que falta. El gran error de las personas es creer que esa sensación de vacío interior lo puede llenar el hombre o mujer ideal.Desde el momento en que uno desea tener una pareja, o lo desea con ansias, probablemente no sea consciente de su falta de autoestima o amor propio. Cuando uno realmente se ama y vibra en la energía del amor incondicional se siente lleno, pleno, satisfecho, gozoso, que no necesita absolutamente de nada ni de nadie para ser feliz porque la felicidad nace dentro de cada persona.La conexión interna con nuestra esencia o ser interior provoca gozo, dicha y amor que nada de lo que está afuera puede superarlo.  Es maravilloso tener una relación sana y formar una familia, es positivo tener una pareja para compartir la vida e ir juntos de tránsito por este mundo. Pero si esa relación es basada en el apego obsesivo y compulsivo de pretender llenar nuestros vacíos internos, vendrá inexorablemente el fracaso.

Los hombres que atraes son el reflejo de lo que eres

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué sólo atraes a hombres equivocados o patanes? Tu vida amorosa es un desastre desde hace mucho tiempo, no logras concretar nada positivo en una relación formal y las personas que han pasado por tu vida solo te han enseñado a ver lo que no quieres en una pareja.Si el patrón de conducta de hombres que te han hecho daño se repite, tal vez el problema no son ellos, probablemente eres tu y no te has dado cuenta. A veces sin querer has dado señales equivocadas, idealizadas y solo ves lo que quieres ver. Si repetidas veces te has empezado a sentir atraída y enamorada de alguien y al poco tiempo de iniciar la relación, te das cuenta de que ésta persona no resultó ser la persona que habías idealizado, haciéndote perder la fe en el amor, probablemente se deba a que siempre atraes al mismo tipo de personas.Por lo general, las damas buscan y aceptan salir con hombres que cumplan con el mismo tipo de patrones de comportamiento, basadas en modelo de chico ideal que tienen en mente. Sin embargo, no se dan cuenta de que están cometiendo un grave error debido a que, lastimosamente esa persona nunca va a llegar a ser como ellas lo idealizan por más que se esfuercen por hacerlo.

Entonces, ¿Por qué una mujer u hombre atraen a personas equivocadas? Somos el reflejo de lo que atraemos. El nivel de valor que ves en ti mismo es el mismo que atraerás de otras personas porque aceptamos el amor que creemos merecer. Además, siempre buscaremos a alguien con quien nos sintamos cómodos ya que nos da miedo cambiar e intentar nuevas posibilidades.

Por esta razón es importante que te enamores de la mujer que ves en el espejo. Acéptate con tus imperfecciones porque solo así podrás atraer lo mejor para tu vida. Tómate un tiempo para reflexionar sobre quién eres, conocerte y averiguar lo que tu quieres de una persona para ser feliz.Repetidas veces dedicamos nuestras energías a buscar la forma de cambiarle la conducta y los sentimientos a la otra persona de manera que se convierta en la persona que nosotros idealizamos, sin embargo es momento de que te des cuenta que la persona ideal no tiene que ser perfecta, sino adecuada para ti y solo cuando te conozcas y te aceptes tal como eres, podrás aceptarlo a él con sus virtudes y defectos.

Sana primero tus heridas

Las trampas del ego son muy sutiles, y muchas personas que creen estar bien y felices con ellas mismas, atraen parejas que terminan engañándolas, usándolas, abusando física y emocionalmente, maltratándolas. Y esa es en realidad de su propio inconsciente. Porque no atraemos aquello que queremos sino lo que somos.Cuando a una persona le cuesta mucho sostener una pareja estable, y una y otra vez, a lo largo de su vida no logra realizar este anhelo tan profundo de su corazón, significa que aún no está preparada. Todavía tiene heridas viejas que deben ser sanadas, para que pueda atraer a la persona que vibre en su misma frecuencia, es decir, que los dos resuenen en la misma sintonía y se complementen. Tus fracasos te están diciendo que hay muchas cosas de tu vida que no has resuelto bien y no quieres ver. Porque es tu dolor más profundo. Tu mayor oscuridad, que por supuesto tiene origen en el pasado.La mente divina (Dios) es tan amorosa que siempre hace todo lo posible para mostrarnos lo que no queremos ver. Para que salga a la luz la oscuridad y de esta manera hacer consciente lo inconsciente. Pues sólo podemos cambiar lo que vemos y no lo que no vemos.Las relaciones son la vía más fácil para ver lo que todavía no sanamos (el dolor, las dificultades y el sufrimiento). ¿Por qué una persona vuelve a atraer una y otra vez parejas difíciles, con problemas y siempre fracasa en el amor? Es porque no se preocupa de su propia oscuridad, de sus carencias emocionales, de su niño interior herido que anda en busca del amor que quiso recibir cuando más lo necesitaba. Ese amor que todos deseamos sentir, no solo se busca erróneamente en las relaciones, sino a través del consumo excesivo, las compras compulsivas, las sustancias psicoactivas, los deportes extremos, el sexo, etc. Y por su puesto, de esa forma, jamás se encuentra.

Vibración, Resonancia y Autotransformación

Cuando dedicas tu vida a la autotrasformación (cambio de tu sistema de pensamiento y creencias) se eleva tu nivel de vibración energética te sanas interiormente y recuperas la pureza que tenías cuando eras un niño. Es posible que experimentes dificultades en el proceso de crecimiento interior, pero llegará el momento en que lograrás tus objetivos de ser realmente quien eres espiritualmente. Y es en ese instante cuando sentirás, de forma natural plenitud, satisfacción, paz y abundancia. Entonces se abrirán las puertas para amar a alguien que está vibrando y resonando en tu misma frecuencia, alguien incapaz de hacerte daño.Una persona no atraerá a alguien negativo o una experiencia desagradable, si no tiene dentro suyo esa misma energía negativa. Recordemos que todo es energía.Lo que tú atraes es lo que eres en este momento. Si quieres saber cuál es tu verdadero estado de evolución espiritual, observa a tu pareja actual. Ella es tu espejo. Todo lo negativo que veas en él o ella está también dentro de ti. Y él o ella vinieron a tu vida para mostrártelo. Reflexiona sobre esto: ¿Te estás ocupando en sanar tus heridas más profundas o prefieres seguir evadiéndolas y atrayendo una y otra vez infelicidad, personas que no te aman, ni te valoran y solo traen conflictos a tu vida?Tanto la soledad como la vida en pareja son estados maravillosos. No tengas preferencias. Permíte que tu ser interior se ocupe de traerte lo que necesitas para evolucionar. No tengas miedo a sufrir. El sufrimiento es una oportunidad para crecer. El dolor puede ser tu mejor amigo si lo aprendes a trascender. Recuerda que todo lo que llamamos experiencias desagradables en la vida y todas las personas negativas que hemos conocido son nuestros mejores maestros para crecer. Si decidimos no crecer mediante ello, nos ponemos en el enfoque del victimismo, los prejuicios, nos enojamos y creemos que la vida es muy injusta con nosotros. Así perdemos la oportunidad de autotrasformarnos y evolucionar.En un estado de conciencia elevado lo negativo no existe. Solo existen las oportunidades para crecer y que nos permiten, cada vez más, experimentar la divinidad que todos somos. Entonces, y solo entonces, la vida entera se transforma en una constante bendición, porque uno sabe con certeza que todo lo que le ocurre tiene un fin sabio y amoroso.