¿POR QUÉ SE ENFERMAN LOS NIÑOS?

Parece muy común ver en la vida de las familias, que los niños se enfermen desde los primeros años de vida. Y lo más sorprendente es que los padres, e incluso lo médicos, califican ésta situación como “normal” porque ellos creen que, los niños, se están adaptando a un nuevo medio ambiente contaminado, y que está lleno de virus, bacterias y toda clase de contagios, pero que los necesitan para desarrollar su sistema inmune. Pero en la realidad biológica esto no es del todo cierto. He aquí un planteamiento distinto a cerca de la enfermedad en los niños.

En Bioneuroemoción y gracias a muchos años y experiencia de trabajo, se ha llegado a descubrir, que todo niño desde el nacimiento hasta los 14 años cumplidos, no se enferma. Pero las madres comenzarán a afirmar cosas como: “Mi niño sí se enferma”, “Mi hija está enferma de tal o cual cosa hace tanto tiempo”. “Mi hijo desarrolló tal o cual enfermedad”. Para sanar al niño utilizamos la Biodescodificación como método holístico integrador.
Aclaremos ¿qué es Biodescodificar?: es un método para acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta esencial, asociada al síntoma o enfermedad que tiene, con el fin de desprogramarla del inconsciente, y así favorecer la curación mediante la liberación de dicha emoción.

Sustentación Científica

Todo síntoma que un niño o niña presente, desde su nacimiento y hasta los 14 años, es reflejo de una emoción de los padres, de un resentir, de algo nunca dicho, de una emoción atrapada, etc. Como los hijos son parte de los padres, heredan sus emociones y siguen sus patrones. Si bien ambos padres reflejan o proyectan sus emociones a los hijos, se puede hablar de que el porcentaje de emoción es un 80% de las madres y un 20% de los padres. Y así, la biodescodificación fue comprobando poco a poco, que cuando un niño menor de 14 años presenta un síntoma o enfermedad, hay que revisar a los padres, así de sencillo y simple.
• Se descubrió que si la madre peleaba con el padre, al niño le daba gripe.
• Se descubrió que si la madre odiaba su trabajo, al niño le dolían los brazos o se fracturaba algún brazo.
• Se descubrió, que si la madre odiaba cuidar a su madre, al niño le dolía la rodilla.
• Se descubrió, que si la madre estaba harta de escuchar reclamos o quejas o críticas, el niño tenía problemas de audición.
Y podemos seguir síntoma con síntoma y nunca terminar. Lo más importante de entender esto, es que en cuanto la madre o el padre, solucionaban su conflicto emocional, el niño sanaba. Hay que tomar en cuenta que una cosa es “Presentar un Síntoma” y otra muy diferente es “Presentar un Comportamiento” y otra muy diferente “Nacer con el Síntoma”.

Aquí la Biodescodificación, abre sus puertas a otros mecanismos de solución.
• Hay comportamientos y síntomas, provenientes del Proyecto Sentido.
• Hay comportamientos y síntomas, provenientes del Transgeneracional.
• Hay comportamientos y síntomas, provenientes del Síndrome del yaciente.
Por lo tanto, se debe hacer un análisis completo en la sesión de Biodescodificación, de todos los elementos que conforman a la familia, para poder solucionar casos en realidad importantes. Por lo tanto, madres y padres, modifiquen las preguntas que hacen con respecto a sus hijos, porque no son ellos los que originan su propia enfermedad. Pregúntense a ustedes mismos,¿qué paso en mis emociones para que mi niño o niña enfermara? Revisen día por día qué conflictos emocionales vivieron, analicen cosas no dichas, emociones bloqueadas, miedos, rencores, culpas, todo. De la gravedad del síntoma, será el tamaño del problema por resolver en ustedes.
Es común que los padres se preocupen, corran al médico, compren medicamentos y hasta viajen a otros países con tal de encontrar una solución cuando el problema es mayor. Y yo les pido a esos padres, que por favor, por un minuto, se sienten a analizar qué experiencia emocional tuvieron meses, semanas o días antes de que su niño “enfermara” y allí tendrán su respuesta. En ese momento descubrirán lo que deberán cambiar y modificar para que su hijo o hija sanen.

Si el niño ha nacido enfermo, entonces deberán sentarse a analizar qué “proyecto” le imprimieron al niño al concebirlo y gestarlo, analizar la relación de padre-madre, analizar preocupaciones, miedos, rencores, todo.

Y una vez, que hayan analizado todo esto y sólo si no han encontrado respuesta, entonces, comiencen a hacer su árbol genealógico, desde el niño hasta los bisabuelos o más, para encontrar lo que viene heredando el pequeño.
Hacer un árbol genealógico no es un pasatiempo, es un trabajo que requiere dedicación, paciencia y esmero. Hay personas que demoran más de 3 años en terminar su árbol, así que si en realidad lo requieren, podrán hacerlo lo más completo posible para liberar a sus hijos en caso necesario.
El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo más importante aquello “no dicho”, y lo “no expresado”.

¿Cómo Biodescodificar A Un Niño(a)?

En la Biodescodificación existe la teoría de que los niños menores a 14 años, no se enferman, ya que lo único que sucede, es que los niños reflejan emociones mal gestionadas de los padres o de los adultos con los que ellos conviven.
Por ejemplo, cuando los padres de un menor, discuten mucho, se dejan muchas cosas por decir o se la viven peleando y enojados, el niño presentará recurrentemente, gripes, tos, enfermedades de garganta, etc. Cuando los padres tienen un trabajo conflictivo, en el que deben soportar muchos malos ratos o diferencias, el niño presenta diarreas o vómitos. Y lo mismo ocurre por ejemplo con el asma, orinarse en la cama, dolores de cabeza, problemas de visión, etc. En la mayoría de los casos, son los padres. Pero, ¿y si no fueran los padres?

En Bioneuroemoción hay dos herramientas más para encontrar la causa del síntoma de un niño:
• El Proyecto Sentido (etapa desde la concepción del bebé hasta los 3 años de vida).
• El Transgeneracional (herencia familiar)
El niño pudo haber sido programado por la madre o el padre u otro miembro de la familia desde antes de ser concebido, con algún síntoma. Y no porque alguien haya dicho: “quiero que este niño tenga diabetes”, no, sino por las emociones mal gestionadas que existieron en la familia desde antes de la concepción del bebé: Miedos, enojos, molestias, rencores, venganzas, etc.
Y con respecto a historias transgeneracionales, es importante buscar fechas, dobles del niño existentes en el árbol y que puedan estarlo afectando. Porque las enfermedades del doble, son nuestras enfermedades, así que hay que atacarlas, descubrirlas, desenmascararlas.

¿Cómo es la Consulta?

Lo mejor es que se presenten los padres junto con el niño y se entable una conversación con los padres. Se revisa el transgeneracional junto con los padres, de habla de los síntomas, fechas, del proyecto sentido, y el niño, estará escuchando todo. Cuando se da con la causa de todo el problema, ocurre algo singular: tanto la mirada de los padres como la del niño cambia.
El niño, ha quedado “impactado” al conocer la verdad, al conocer que no es culpa suya su síntoma e inmediatamente lo suelta, lo desactiva, lo libera, se descodifica en su inconsciente. Si para los adultos es una sorpresa comprender la causa, lo es aún más para el menor.

Luego se habla con el pequeño, se le pregunta por el síntoma, por lo que para él representaba padecerlo y el niño siempre demuestra que no estaba a gusto con eso, que estaba triste, molesto o con rencor y eso cambia todo. Se le dice que él ya sanó, que ya se descubrió la causa. Aunque para ésto, él ya escuchó todo.
Descodificar al niño es como liberarlo de una carga que no le pertenecía y hacer comprender a los padres de la verdadera causa del padecimiento de su hijo. En aquellos casos que el niño es muy pequeño, son los padres los que deben escribir una carta de duelo a nombre de su pequeño, liberándolo de aquellas historias familiares, aquellos ancestros o aquel proyecto sentido con el que su hijo vivía.

Pregunta. ¿Todos los niños sanan? No. Dependerá de qué tanto se hable con la verdad, de qué tanto participen los padres en la dinámica y de qué tanto los padres, modifiquen su comportamiento, creencias, miedos, rutinas, etc. Debe haber un cambio total de consciencia en los padres y un verdadero cambio en el ámbito familiar.

“Los hijos que tenemos son un regalo de Dios. Los hijos que nos nacen son nuestra recompensa”. Salmo 127:3

Leave a Reply

Your email address will not be published.