PROSPERIDAD Y ABUNDANCIA

Home / El Cerebro / PROSPERIDAD Y ABUNDANCIA
Recuerda, tu responsabilidad es tal, que no la puedes pasar a ningún otro, no la puedes arrojar sobre ningún otro. Tu responsabilidad es absolutamente tuya. La prosperidad en tu vida depende exclusivamente de ti. Tú tendrás que pensar, tú tendrás que sentir, tú tendrás que meditar, tú tendrás que corregir tus equivocaciones.
Y déjame que te recuerde de nuevo: quizás te encuentres en situaciones en las que antes nunca te encontraste y te preguntas ¿por qué debes pasar por ellas?
Te recomiendo que mantengas activa tu atención consciente para sobrepasar esa determinada situación aprendiendo la enseñanza que Dios te quiere dar. Porque si al contrario transitas por ella sin aprender el significado en cualquier otro momento futuro volverá a ti de una forma diferente para que aprendas la enseñanza.
La mente ejerce mayor influencia entre nosotros, por eso vale la pena tratar de alcanzar la paz mental y la salud global (cuerpo- mente – espíritu- emoción). El progreso material es importante pero debemos equilibrarlo con nuestra paz interior y al alcanzarla seremos capaces de enfrentar situaciones con calma y madurez.

Dar y Recibir

El dar y el recibir tienen la misma importancia. El recibir es una manifestación de que también sabemos dar. Si queremos recibir, necesitamos estar abiertos a ello, debemos aceptarlo libremente sin limitar el flujo de energía. Es también aceptarnos y tener conciencia de que merecemos recibir.
Cuando en nuestra vida recibimos y aceptamos libremente con humildad muestras de afecto, cumplidos, respeto, admiración, etc., estamos aceptando que merecemos todo lo bueno que la vida nos ofrece fácilmente. Y aunque estas características no pertenecen al dinero o al mundo material en sí, es un acto de la conciencia del merecer y aceptar. En cambio si el recibir un elogio es motivo de pena, y si alguien nos dice “gracias” contestamos con un “no fue nada”, le estamos restando valor a nuestras capacidades. Estaremos rechazando el flujo del recibir.
Si damos estas mismas muestras de respeto, admiración y cortesía a nuestros semejantes, no debemos dudar en que se nos serán devueltas, multiplicadas, pero hay que estar abiertos a recibirlo, hay que aceptarlo, si no lo hacemos, es posible que no venga, hasta que estemos preparados para ello.
Cuando nosotros no sabemos dar amor, respeto o no valoramos las acciones de los demás, estamos cerrando nuestra conciencia de dar. El dar sin esperar nada a cambio nos brinda la oportunidad de sentirnos útiles, el dar también nos provee de satisfacciones.
Cuando decimos que al dar no debes esperar nada a cambio, es realmente que no debes exigir que la persona a la que le estás dando responda como tú quieres o deseas. Es cierto que es muy bonito cuando alguien responde recíprocamente a nuestras muestras de amor y ayuda, pero si no lo hace, en el momento en que lo esperas, alguien lo hará en un futuro. Si en este momento tú ayudas a alguien y ese alguien no lo valoró dándote la espalda en el momento en que tú lo necesitabas, vendrá otra persona que sabrá extenderte la mano.
En la vida, no hay nada que quede sin recompensa, todo se devuelve, y si has hecho el bien, ese bien regresará a ti manifestado en las diferentes personas que conozcas y en las diferentes circunstancias que se te presenten. El no saber dar, es un estado de pobreza también, independientemente del dinero que pudieras tener depositado en el banco. El no saber dar te lleva a un estado de vacío interior permanente que se irá ampliando en la medida en que no lo comprendas. Te lleva a pensar que nadie te quiere y que nadie te valora. Cuando en realidad, serías tu quien no ha aprendido a querer ni a valorar a los demás. La riqueza es la manifestación del flujo recíproco entre el dar y el recibir.
Si crees que mereces la riqueza y la aceptas como parte de tu vida, ésta llegará. Sólo que aquí no debemos sentir culpas de ninguna índole. ¿Valoras tu trabajo? ¿Cuál es el justo precio de tu servicio? Muchos de los problemas que enfrentamos dentro de nuestra vida, se derivan de una baja autoestima, no valoramos nuestro trabajo, y nos cuesta trabajo cobrar su justo precio, porque pensamos que “le robamos a la gente”. El pago a nuestro servicio no es un robo, si ofrecemos un producto o servicio, este tiene que tener una remuneración justa para ambas partes.
Valórate a ti mismo, y cobra sin culpas el valor de tu trabajo, verás como lejos de que tus clientes se sientan “robados” se sentirán satisfechos de haber pagado por un producto de excelente calidad.

La Luz que Gestiona la Abundancia

¿Cuál es el motor que mueve tu vida, en términos espirituales? Porque tu existencia en este mundo no es una casualidad y mucho menos un accidente. Cada ser humano en esta tierra tiene un propósito, una misión otorgada por el Creador para que la cumplas a lo largo de tu vida, basada en el amor y la felicidad.
Por lo tanto, todas las necesidades que tengas, el Espíritu Santo te las colmará, pero es necesario que tú entregues estas necesidades a él, y él te dará todos los recursos necesarios para que tú hagas la función, que se te ha encomendado en este mundo. Y  sobre todo el Espíritu de Dios te enseñará cómo tener una mente sin apego a todo lo que obtengas en este mundo, vivirás cada situación sin apego, y lo disfrutarás  sin apego, porque aunque disfrutamos lo que Dios nos da, debemso tener en cuenta que lo material es efímero y que lo verdaderamente real es nuestra relación de amor con el Padre del cielo.
La abundancia es intuición. Las ideas y la imaginación es abundancia. ¿Cómo te imaginas que vas a vivir los próximos 10 años?. Tus peticiones deben ser precisas, para el universo, ¿sabes pedir?, ¿eres preciso en tus peticiones?, ¿ya pides sin miedo?, ¿ya pides sin necesidad?, ¿ya pides sin motivos ocultos?, ¿ya pides sin entrometerte en la vida de los demás.

El Dinero Físico es apenas el 4% del Dinero Mundial

Si luchamos contra algo lo reforzamos. No debemos percibir el dinero con miedo. Mira ese  miedo de frente, te está hablando de un aspecto de ti. La única forma de que esa fuerza se pierda es aceptar ese miedo, y entiende que detrás de ese miedo, hay un sentimiento de pobreza grabado de tú inconsciente. Cuando experimentes una emoción, observarla primero, luego fíjate que hay detrás de ella, y por último transmutarla. Transformala e integrala.

Si Quieres que el Mundo te Sonría, Sonríele a El

Tu sonrisa cambia la composición del universo, y el enfado también, por eso es más rentable sonreír. Haz bien y no mires a quién, que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda. Nunca mires para atrás con aquello que has hecho, no busques reconocimientos, no busques aplausos, porque los reconocimientos y lo aplausos vendrán en su momento. Porque aquello que das es aquello que vas a recibir. Ten un corazón libre para dar.

Si no Sabes lo que Das, Observa lo que estas Recibiendo

Observa lo que recibes y así sabrás lo que estás dando. Decía Jesús: “Si queremos vino nuevo, tenemos que vaciar los odres viejos”. Si nos vamos acumulando de riqueza, podemos enfermar, porque se entra en un conflicto de guardar. La gente guarda cosas por si algún día lo necesitan, cada vez que guardo algo las neuronas se ocupan de eso. Una de las cosas que deberíamos vaciarnos, serian de pensamientos viejos. Como un acto de inteligencia emocional, empecemos a mirar a las personas de otra forma, por ejemplo veamos las virtudes de las otras personas. Es decir, si quieres ser bendecido, entonces bendice.

La Mente está Creando Continuamente, Todo Pensamiento Crea en Cualquier Nivel

No te dejes llevar por las corrientes o sistemas del pensamiento. Cuanto más en contra estemos de una situación, mas viviremos su opuesto, viviremos los juicios que hacemos los demás.

Aquello que Yo Bendigo es lo que Viviré, y Aquello que Juzgo lo Viviré

El poder de vivir una vida plena, el poder de vivir una vida abundante, consiste en bendecir aquello aunque no lo entiendas, bendice y se te dará. Si quieres saber cómo piensa una persona, observa su vida como le va, su realidad. No te fijes en lo que dice, sino en su comportamiento. Es tu aceptación lo que confiere realidad, si en tu mente aceptas una realidad es la que se te manifestará y vivirás en tu vida.

Todo Aquello que Acepto en mi Mente es Real para Mí, Aunque sea Mentira

Comparte la abundancia libremente, y enseña a los demás a conocer la suya, no compartas sus ilusiones de escasez, de lo contrario te percibirás a ti mismo como alguien necesitado. Nos cansamos día a día de pensar las mismas cosas, cuando por ejemplo hablamos de regalar, algunos dice: “no regale porque eso le trae pobreza”. Pero eso no es verdad. Piensa a lo grande y apóyalos con: Certeza, desapego y gratitud.
Uno de los pensamientos más potentes que existen es la Gratitud, ten el hábito dar las gracias por todo y el mundo te dará las gracias. Ser abundante es sentirse abundante, si queremos abundancia sintamonos abundantes, actuemos como si fueramos abundantes, con certeza. Una de las trampas que debemos evitar es el cómo, el cuándo y de qué manera, esto pertenece al ámbito del ego, y no del espíritu. Si crees que te mereces poco, poco vas a recibir, tienes lo que te mereces.

Cuídate de los Robasueños

Cuídate de con quién compartes tus sueños, ser selectivos, no dudes en alejarte de la gente negativa y envidiosa. El universo tiene suficiente para todos. ¿Cuántas personas no viven su vida pensando lo que pensarán las demás personas? Esto es pobreza, esto es dejarse controlar la vida, esto es venderse por un plato de lentejas.

El Sufrimiento

Es el resultado de un pensamiento incorrecto, cuando sufres por una situación es porque piensas “¿como me gustaría que fuera aquella situación? Lo primero que hay que hacer es aceptar lo que ocurre, si queremos transformar lo que ocurre, en presencia del sufrimiento, no te resistas, hay que examinar con mente abierta y la respuesta aparecerá sin falta. Aceptar, aprender y cambiar. Cada dificultad es la mejor oportunidad para crecer.

Todo lo que tienes en tu vida lo has pedido tú. Tu mente es infinita. El momento más idóneo para crear es cuando te despiertas a las 6:00 de la mañana, programa tu vida. Alimenta tus proyectos. Eres el creador de tu propia realidad, el creador de tu vida, sueña muy en grande y déjate sorprender.
Rodéate de gente que cree en tus sueños, cuanto más los compartas más tendrás y antes de que te des cuenta ya se habrán manifestado en tu vida. Ponte en armonía con lo que eres. Alimenta tus sueños continuamente, y deja al universo que actué. El universo no tiene escasez de nada.  Entrega tu tiempo al universo para que El lo administre. Y siempre espera cosas excelentes.