¿QUÉ INDICAN LOS PROBLEMAS DE PIEL?

La piel recubre todo mi cuerpo y delimita lo que está “en el interior” y lo que está “en el exterior”, es decir mi individualidad. Por su superficie, mi piel es el órgano más importante de mi cuerpo. Es una capa protectora que delimita con precisión mi espacio vital y que deja translucir fielmente e inconscientemente mi estado interior.

Si soy una persona dulce, también lo será mi piel. Si es muy grande mi sensibilidad, también mi piel será muy sensible. Al contrario, si soy más bien duro conmigo mismo o con los demás, mi piel será también muy dura y espesa. Si está irritada mi piel, hay algo o alguien en mi vida que me irrita. Una gran inseguridad hace que mi piel sea húmeda mientras que una piel que transpira mucho evacua las emociones que retengo y que necesito evacuar. La calidad de mis relaciones con el mundo exterior estará pues representada por el estado de mi piel.
¿Por qué se dice que la piel es como una vitrina? Porque capta la información de forma muy sensible, está en unión directa con el cerebro. Cuando estamos bien, nuestra piel está radiante, sin asperezas ni enrojecimientos. Como una vitrina exterior de nuestro cuerpo y nuestra mente, en perfecto equilibrio. Sin embargo, cuando nos sentimos mal, nuestra piel muestra signos difíciles de ocultar: psoriasis, acné, granos, manchas, herpes, dermatitis seborreica, infecciones, verrugas, etc.

Si tengo un problema con mi piel ¿Qué me puede estar indicando?

Entre otras muchas cosas:
• El rechazo a mostrarte públicamente: timidez.
• Un miedo al contacto físico o social: soledad.
• Un complejo de inferioridad: desvalorización.
• Una reserva y discreción: desconfianza
• La necesidad de ser protegido/a: inseguridad
• Dificultad para expresar ternura: amargura
• Memoria de heridas que parecen huellas imborrables del pasado: transgeneracional.

¿Y si ya vine al mundo con una mancha de nacimiento que además tiene forma de fruta?

Esta especie de “tatuajes de nacimiento” (angiomas), podemos interpretarlos como marcas del clan familiar. Nos preguntamos si sus formas a veces caprichosas son producto del mágico pincel del inconsciente familiar o se deben a la proyección de los adultos que se empeña en dar forma a los garabatos azarosos que aparecen en la piel del niño. Sea de una manera o de otra, si creces creyendo que tienes una fresa en el cuello, lo mejor es darle una interpretación positiva: “me siento apetecible y nutritiva”.

¿Qué es lo fundamental en los problemas de piel?

Se deben de ver desde la parte afectada del cuerpo, que representará el área en la que se vive el problema con mayor intensidad.
• En la cara: Miedo a perder prestigio.
• En la cabeza: Estancamiento de ideas, prohibición de la reestructuración del pensamiento.
• En los labios: Límites al intercambio emocional.
• En los genitales: Culpa o vergüenza por alguna práctica sexual prohibida. Se dice que el herpes genital y anal son el resultado de la ambivalencia entre el apetito sexual y la vergüenza.
• En los pies: Insatisfacción con el territorio que se ocupa.
• En los brazos: Carencia de abrazos deseados.
• En los codos: Conflictos laborales o de estudios.
• En las manos: Desequilibrio entre el dar y el recibir.

¿La piel está conectada con otros órganos?

En general la piel reacciona en correlación con el páncreas, el hígado o los pulmones. Cuando los riñones no funcionan bien la piel carece de brillo y pierde elasticidad. Si el hígado y el páncreas no funcionan bien la piel es húmeda, se vuelve grasosa.

¿Qué suele haber detrás de un problema con la piel?

Un problema dérmico es un recurso excelente para alejar o alejarnos de los demás, para no tocar, ni dejar que nos toquen. Veamos algunos casos típicos:
• Se dice que si guardamos mucho odio y rencor por haber tratado de acercarnos a alguien sin éxito, podemos desarrollar un cáncer de piel.
• La psoriasis indica nuestra inadaptación social.
• El sarpullido es una irritación causada por retrasos, o una forma pueril de llamar la atención.
• La urticaria aparece a consecuencia de pequeños temores ocultos, donde hacemos una montaña a partir de un grano de arena.
• El acné adolescente hace emerger el exceso hormonal.
• El melanoma es el crecimiento hacia el exterior de una parte sombría (inconsciente) que no se acepta.

¿Qué podemos decir respecto a las manchas?

Las manchas pueden ser de dos tipos: oscuras y pálidas. Empecemos por las oscuras: Son causadas por hiperpigmentación, tienen la forma de lunares, pecas, cloasmas y las manchas de la edad. Puede ser causada por muchos factores tanto internos como externos, es más común en pieles oscuras. Estas pieles son las que se broncean fácilmente y no se queman con facilidad.

¿Cuáles son los factores internos?

Algunas enfermedades como el mal de Addisson pueden causar pecas o manchas en la piel. Si se está absorbiendo mucho hierro esto puede manchar la piel. Cambios hormonales durante el embarazo son una de las causas más comunes en las mujeres, lo mismo sucede durante la menopausia. La deficiencia de hierro, calcio, Vitamina A, E y B también pueden causar que la piel se manche.

¿Y los factores externos?

Las manchas del rostro, llamadas paño en muchos países, son en la mayoría de los casos debidas a factores externos. El sol es el culpable de las manchas en la piel. Los rayos ultravioleta dañan las células. Algunos productos agravan el problema como el uso de cosméticos o fragancias contendiendo alcohol y exponiéndose al sol. Algunos medicamentos tales como algunas medicinas para la alta presión, la diabetes, el insomnio y las pastillas anticonceptivas.  El acné, pequeñas irritaciones al afeitarte o rasguños pueden producir manchas, si no se exponen al sol estas manchas desaparecerán en el transcurso de varios meses.

¿Qué son los cloasmas?

Son las manchas que normalmente le aparecen a las mujeres después de los 30 años en la cara o rostro sobre todo en las mejillas, la frente y la barbilla. Son el producto del sol y el efecto de cambios hormonales debidos a los embarazos o las pastillas anticonceptivas. Las llamadas manchas de la edad son el producto de años de exposición al sol sin protección. Aparecen en las áreas más expuestas al sol como las manos, brazos, la cara y otros.

Aun si la causa de las manchas no es la exposición o sobre exposición al sol, este siempre agrava el problema. El sol hace que las manchas se vuelvan visibles y más oscuras. Los daños del sol en la piel pueden ser vistos con ciertos filtros de luz antes que sean visibles normalmente, el sol hace que estas manchas invisibles en condiciones normales se intensifiquen haciéndose visibles. Pero ánimo, hay recursos para defendernos.
Por ejemplo: Un chico joven le dijo a Alejandro Jodorowsky que tenía una mancha junto al ojo, que le hacía ser muy retraído, pensaba que lo afeaba y que cuando hablaban con él todos miraban esa mancha. Algo que se había convertido en un enorme peso para él. Alejandro Jodorowsky pidió un lápiz de labios rojo entre el público y se lo dio. Le dijo que se fuera frente a un espejo, en el baño para hombres, y se pintara esa mancha de rojo intenso (con el lápiz labial). Después con una enorme bolsa de caramelos de miel debía dar a cada uno de los asistentes al taller (unas 80 personas) un caramelo mirándonos a los ojos… ¡cada asistente le debía dar las gracias! Después entró nuevamente en al baño de hombres a limpiarse, y al salir recibió la ovación pública de los allí asistentes.

¿Qué es lo positivo de este acto?

Obligó al chico a enfrentarse a lo que más temía, a que todos miraran la mancha pero en vez de disimularla con maquillaje, la tuvo que mostrar pintada (exagerándola).
La miel siempre es algo dulce que sirve para aceptar de buen agrado cualquier cosa que se recibe. Y al volver a la normalidad, ser aplaudido por el auditorio, ya no consideró que esa mancha fuera algo negativo. Pasó a ser algo que podía ser aceptado completamente. Parece ser que cualquier otro problema de pigmentación ha de ser aceptado, nunca ocultado.

Decálogo para prevenir los problemas de la piel

  1. Cuida tu piel como si de la fachada de un templo divino se tratara, alejándola de la excesiva exposición a los rayos solares, nutriéndola y manteniéndola limpia e hidratada.
    2. Aprende a confiar en ti mismo y en la vida.
    3. Defiéndete de los peligros reales que atentan contra tu vida, no de los imaginarios.
    4. Aléjate de las personas tóxicas y contaminantes, rodéate de los que te hacen feliz.
    5. Acaricia y déjate acariciar.
    6. Practica el dar sin esperar nada a cambio.
    7. Acepta tu imagen, transforma lo transformable y embellece e integra lo no transformable, no te escondas, ni escondas lo que sientes.
    8. Crea y utiliza cauces sanadores para expresarte.
    9. Siéntete libre para elegir el territorio en el que vives.
    10. Abre fronteras entre tú y los demás.
    La piel es un órgano muy visible para ti y para los demás, por lo tanto, cuanto más obvio sea el problema y más te moleste, con más énfasis indica que tu forma de pensar y tus creencias con respecto a ti te molestan, y que es urgente que lo veas. Para rehacer la imagen que tienes de ti mismo, te sugiero que dediques un tiempo a tomar nota de tus cualidades, y después de que hayas hecho la lista, agrega una más cada día.

El importante mensaje que recibes es que te concedas derecho a ser un ser humano, con debilidades, límites y miedos, sin creer que por ello no vales nada. Tienes derecho a tomar una decisión para salvar el pellejo sin acusarte, aun cuando ésta no sea conveniente para tus seres queridos. Tu valor proviene de la calidad de tu corazón, de la persona especial que eres en lo más profundo de ti mismo, y no de lo que ocurre en el mundo físico.

Existen muchos problemas relacionados con la piel, cada uno de ellos tiene su particular interpretación y causa desde la perspectiva del Método de la Bioneuroemoción. Este método de curación es una herramienta efectiva para descodificar del inconsc