SER FELIZ: Hábitos y Costumbres

Home / Salud / SER FELIZ: Hábitos y Costumbres
¿Por qué algunas personas son felices con cualquier cosa y otras no pueden serlo, a pesar de tenerlo todo? Es cierto, que existen personas que nacen con una predisposición a la felicidad. Sin embargo, durante la vida aprendemos a ser felices o a ser infelices. Cuando somos pequeños, no nos damos cuenta de ese aprendizaje. Aprendemos a ser felices o infelices, no sólo a partir de las experiencias que vivimos, sino de la forma en que los adultos nos enseñan a vivirlas y a vivir cualquier tipo de problemas.
Si nuestros padres o uno de ellos, viven quejándose, fijándose sólo en el aspecto negativo de las cosas, sintiéndose derrotados o agobiados ante los problemas y dificultades, etc., probablemente nosotros actuemos de la misma manera.
Si por el contrario, ellos son personas positivas que siempre ven el lado «bueno» de todo lo que les sucede, resuelven los problemas con entusiasmo, confiando en obtener éxito, disfrutan de la vida, ríen con frecuencia, son personas activas, etc., no importa cual es nuestra carga genética, si aprendimos de ellos, seremos felices.
La ciencia es muy clara: existen actividades, conductas, actitudes y gestos que nos pueden hacer más felices. ¿Qué estamos esperando para empezar a poner estas claves en práctica en nuestra vida diaria?

10 Claves Para Ser Feliz

1. Viaja a menudo: Viajar siempre nos aporta experiencias nuevas y momentos para recordar, pero según los científicos, viajar también nos hace más felices. Un estudio del Dr. Jeroen Nalwun, un profesor de la Universidad de Breda (Holanda), “Las personas que viajan frecuentemente son más felices”. Según el estudio, planear las vacaciones provoca un grado más elevado de felicidad debido al efecto de anticipar los momentos buenos que nos esperan.
Por el contrario, es importante resaltar que los sujetos del estudio no mostraron diferencias significativas una vez habían vuelto de sus vacaciones. Esto parece indicar que una de las claves para ser feliz es la planificación del viaje, no el viaje en si.
2. Envía mensajes de agradecimiento: La gratitud es una emoción poderosa que nos provoca beneficios psicológicos. Ser agradecido mediante el envío de un correo electrónico, texto o carta a alguien que te ha ayudado de alguna manera es positivo. Además, ser agradecido es fácil y rápido y un estudio ha encontrado que la práctica de la gratitud puede aumentar la felicidad en un 25%.Por otro lado, otro estudio demostró que sólo tres cartas en un período de tres semanas, fue suficiente para aumentar de forma fiable la felicidad y la satisfacción con la vida de los sujetos participantes en la investigación.
3. Vive el presente: Según un estudio de Sciencemag, las personas que se pasan el día rumiando pierden un 47% de su tiempo. Vivir constantemente en el futuro, crea expectativas que pueden hacer más infeliz a la persona que no está en el momento presente. Además, fantasear o preocuparse por cosas que ni siquiera aún han ocurrido, es un sufrimiento innecesario. Pero vivir el presente no quiere decir que no se deben tener metas, sino que hay que ser realistas e ir paso a paso para conseguirlas, De hecho, un estudio de la Universidad de Wisconsin, descubrió que el trabajar por un objetivo suprime las emociones negativas, además de activar sentimientos positivos.
4. Pasa más tiempo con los amigos y la familia: Pasar tiempo con la familia y los amigos es una de las claves para ser feliz que deberíamos tener siempre presentes. De hecho, no haber pasado el tiempo suficiente con los amigos y la familia es uno de los principales arrepentimientos que la mayoría de la gente expresa antes de morir. Por tanto, pasar tiempo con aquellos que aprecian y que apreciamos afecta de manera positiva en nuestro estado de ánimo. Una investigación que recoge el libro The Longevity Project, concluye que las relaciones con los demás son fundamentales para vivir una vida larga y feliz.
5. Escucha música: El mundo de la ciencia ha investigado de qué manera la música va a influir en nuestro en el estado de ánimo. Un estudio de Saarikallio y Erkkila en 2008, concluye que escuchar buena música afecta positivamente en nuestro humor y nuestro estado de ánimo. Otro estudio de Lonsdale y North (2010) afirma que escuchar música nos proporciona múltiples beneficios psicológicos, entre ellos: manejar y controlar los estados emocionales negativos.
6. Vive la felicidad y deja de buscarla: Una de las claves para ser feliz, y que es importante tener en cuenta es: dejar de buscar la felicidad. Son varios los expertos que advierten que la búsqueda obsesiva de felicidad produce el efecto contrario, es decir, la infelicidad. Según un estudio de la Universidad de Yale, buscar constantemente la felicidad puede generar ansiedad y angustia, Esta obsesión por ser feliz a toda costa parece producir poca tolerancia a la frustración si los resultados no se consiguen inmediatamente. La felicidad son momentos, y los momentos de “no felicidad” no deben ser vistos como fracasos.
7. Practica ejercicio: La práctica continua de ejercicio físico va a hacerte sentir mejor, va a aumentar tus niveles de energía y va a reducir tus niveles de estrés. Además, el ejercicio físico te va a ayudar a liberar químicos del cerebro como las endorfinas, que te harán percibir la realidad de manera positiva. Por otro lado, no es necesario correr una maratón para beneficiarte de la actividad física. Por ejemplo, practicar yoga también va a proporcionarte beneficios psicológicos y va a ayudarte a mejorar a tu estado anímico.
8. Rodéate de gente positiva: Según una investigación de BMJ Group, la felicidad de uno, depende en gran parte de la felicidad de las personas con las que tiene contacto constante. En otras palabras, la felicidad puede ser contagiosa. Estar con gente que respira una actitud positiva y entusiasta por los cuatro costados, produce un efecto positivo en tu bienestar.
9. Vive cerca del trabajo: Lo que uno tarda en llegar al trabajo no debería durar más de 20 minutos. Según un estudio de Yeo Valley, los sujetos más felices de su investigación eran los que no tardaban más de 20 minutos en llegar a su lugar de trabajo. Este estudio afirma que emplear más de 20 minutos para ir a trabajar, tiene un efecto negativo en el bienestar tanto físico como psicológico de las personas.
10. Sal a la calle: Muchos estudios demuestran que salir a la calle, sobre todo los días que hace sol, es positivo para nuestro cuerpo y mente. El sol es un fantástico antidepresivo natural, estimula las funciones endocrinas y aumenta la producción de serotonina, un neurotrasmisor relacionado con el estado de ánimo. Un estudio de la Escuela de Ciencias Económicas y Políticas de Londres concluyó que pasar tiempo al aire libre para aumentar la alegría y el buen humor. Pasar estudio reveló que pasar 20 minutos en la calle cuando hace buen tiempo no sólo propicia el buen humor, sino que también puede mejorar la memoria.

Hábitos Nocivos Típicos De Las Personas Infelices

Pero, ¿qué hábitos o costumbres son típicos de las personas crónicamente infelices? ¿qué características presentan los individuos que pasan la mayor parte del tiempo en un estado de infelicidad? En las siguientes líneas te los explicamos.
1. Son demasiado críticos consigo mismos: Quererse uno mismo no es siempre fácil, pues vivimos en una sociedad altamente competitiva. Pero reconocer la valía de uno mismo y los puntos fuertes que poseemos puede ayudarte a ser felices y aumentar tu autoconfianza. Tener una confianza alta en uno mismo hace que los demás te respeten, y lo más importante, demuestra que tú te respetas. Las personas crónicamente infelices tienden a no respetarse y a ser críticos consigo mismos todo el tiempo. Por eso, es importante aceptar las cosas negativas que pueden sucedernos en la vida y reconocer que todos cometemos errores. También nosotros mismos.
2. Están constantemente lamentándose: Y claro, aceptar los errores no es siempre fácil, pero es posible. Al fin y al cabo, salir de esta espiral negativa es una actitud que adoptamos. Si sabemos reconocer cuándo estamos llevando a cabo ciertos hábitos nocivos, es posible cambiarlos. Las personas infelices se lamentan constantemente y, en vez de reaccionar para remediarlo, se recrean una y otra vez en esas lamentaciones.
3. Niegan la realidad: Las personas crónicamente infelices suelen negar la realidad. Prefieren no afrontar los problemas por miedo a tener que hacerles frente. Por ejemplo, es más fácil buscar excusas si nos echan de trabajo que asumir que tal vez hicimos algo mal. Negar los problemas no hace que éstos desaparezcan. Al contrario, puede producirse un efecto rebote que los haga incluso mayores. Éste es un mecanismo de defensa que puede convertir a las personas en crónicamente infelices.
4. Culpan a los demás: Una de las reacciones más habituales a la hora de no afrontar la realidad es culpar a los demás. Por ejemplo, si te echan del trabajo, es más fácil culpar a tu jefe por no entenderte que asumir que tal vez no estés llevando a cabo tu trabajo como deberías. Las personas crónicamente infelices emplean este tipo de estrategias para reducir el sufrimiento o la ansiedad que supone mirar a la vida de frente. Sin duda, un acto de cobardía.
5. Permanecen en su zona de confort: La zona de confort es un estado mental que no permite el crecimiento personal. Es un lugar que a corto plazo puede parecer agradable, pero que a largo plazo te puede hacer tremendamente infeliz. Y es que la ansiedad que sienten algunas personas por el miedo a la incertidumbre, puede hacer que se estanquen en este estado mental que no es para nada positivo.
6. Buscan la aprobación de los demás: Las personas crónicamente infelices buscan la felicidad donde no deben. Este tipo de individuos pasan mucho tiempo pensando en los que los demás piensan de ellos, por lo que están más pendientes de la aprobación de los demás que de encontrar y perseguir lo que realmente les gusta a ellos. Este error puede ser fatal para la propia autoestima y es un hábito nocivo que emplean las personas infelices.
7. No viven el presente: Las personas crónicamente infelices viven inmersos en sus expectativas y no disfrutan del aquí y el ahora, es decir, del presente. También pueden vivir del pasado, por lo que viven alejados de la realidad presente, y no conectan consigo mismas. Con la mente rumiativa de este tipo de individuos, difícilmente se puede ser feliz.
8. Se centran en lo que no poseen: Si no valoras lo que tienes y te centras en lo que no posees, seguramente no serás feliz. Las personas crónicamente infelices piensas de esa manera y se centran en cosas materiales para ser felices. La verdadera felicidad se encuentra en las pequeñas cosas de la vida. La felicidad está en uno mismo, no en los demás ni en los objetos.
9. Son personas celosas, rencorosas y envidiosas: Los celos, la envidia y el rencor son los pecados capitales de las personas crónicamente infelices. Si siempre te estás comparando con los demás y, además, sientes alguno de estos tres hábitos nocivos, es hora de que cambies de actitud.
“Soy el único responsable de mi propia felicidad. Nadie más tiene derecho a decir lo que es bueno o malo para mí”. Pablo Coelho.